Se suma Ichmujeres al reconocimiento para Tere Villalobos en la defensa de niñas y mujeres indígenas

El Instituto Chihuahuense de las Mujeres (Ichmujeres) se suma al reconocimiento hecho por el Gobierno del Estado de Chihuahua para Todos los Santos Dolores Villalobos Vigil, mejor conocida como Tere en la comunidad ralámuli, por su destacada aportación en la defensa de los derechos de niñas y mujeres indígenas. 

En el marco de la conmemoración del Día Internacional de las Mujeres Indígenas, este jueves se entregó un merecido reconocimiento a Tere Villalobos, colaboradora del Ichmujeres desde el 2015, brindando acompañamiento a mujeres indígenas víctimas de violencia en la zona serrana del estado.

Originaria del ejido de San Ignacio de Arareco, en el municipio de Bocoyna, Tere ha sido promotora en su comunidad desde 1989 en temas como salud reproductiva, nutrición, alfabetización y derechos humanos.

Su preocupación por la justicia, al igual que su deseo de ayudar y trabajar por las mujeres ralámuli, la llevaron a convertirse en intérprete en consultas públicas, juicios y para la atención a casos de violencia contra las mujeres para diversas instancias como la Fiscalía Especializada en Atención a Mujeres Víctimas del Delito por Razones de Género (FEM), Comisión Ejecutiva de Atención a Víctimas del Delito del Estado de Chihuahua (Ceave) y Centro de Derechos Humanos de las Mujeres (Cedehm). Esta aportación ha sido valiosa para darle voz a las víctimas.

Generosa, comprometida y sensible, así ha sido descrita por las personas que la conocen, quienes afirman que ella siempre va más allá de la traducción, pues al acompañar a cientos de víctimas de violencia, ha adquirido grandes conocimientos en la defensa de las mujeres y ha motivado a más para denunciar las injusticias de las que son víctimas.

“Me gusta mucho ayudar a las mujeres y apoyarlas. Siempre he sido una mujer de espíritu rebelde, y siempre quise luchar para evitar las injusticias con las mujeres de mi comunidad”, mencionó Tere al brindar unas palabras de agradecimiento durante la ceremonia en la que fue reconocida.

“Agradezco a mi creador, a mi familia y amistades, a las autoridades que reconocen mi trabajo; a las personas que han confiado en mí, como la directora Saldaña, por la oportunidad de trabajar por mi comunidad, y que ahora ponen mi nombre entre las defensoras de las personas indígenas”, expresó la activista ralámuli.

Pidió que, como a ella, se siga apoyando a todas las personas que defienden a las niñas y mujeres: “no vamos a dejar de luchar hasta que las mujeres estemos en igualdad con los hombres; hasta que no nos violenten. Es difícil, porque con las mujeres ralámuli son injustos, porque somos mujeres, indígenas y pobres”, dijo.

Durante su intervención, la directora del Ichmujeres, Emma Saldaña Lobera, señaló que aunque los derechos humanos son para todas las personas, independientemente de su sexo, religión, creencias o atribuciones por género, en la práctica eso no sucede, y ante ello se ha visibilizado a las mujeres y a otros grupos que históricamente han sido vulnerados.

“Las mujeres indígenas tienen derecho a todos los derechos humanos sin ninguna discriminación, sin embargo, como nos sucede a todas las mujeres, ellas enfrentan obstáculos para el pleno ejercicio de sus derechos individuales y colectivos, tanto en sus comunidades de origen como fuera de ellas, por eso son importantes las conmemoraciones, del día internacional de la mujer, del día de la mujer rural, del día de la mujer indígena, es una manera de hacer visible sus luchas y sus derechos”, refirió la funcionaria estatal quien recalcó que en el Instituto están honradas de contar con Tere en el equipo.

Por su parte, el gobernador Javier Corral Jurado celebró la oportunidad de conmemorar esta fecha, reconociendo a Tere por una trayectoria de compromiso ejemplar, y para hacer un llamado a la reflexión y a redoblar esfuerzos hacia las mujeres ralámuli, que históricamente han sido invisibilizadas.

“En gran parte, ellas han conservado conocimientos de medicina, tradiciones o han mantenido símbolos ancestrales en la cerámica y los textiles; también tienen un rol clave en la transmisión de las tradiciones de generación en generación, son quienes mayormente conservan la vestimenta tradicional. Además, con mucho esfuerzo, debido al escenario de discriminación al que se enfrentan, se han abierto paso en el ámbito profesional”, destacó el mandatario estatal.


Más notas