Presentan instrumento que unifica la medición del riesgo de las mujeres víctimas de violencia

En un trabajo colaborativo de diversas instancias de gobierno, este lunes se presentó el instrumento “Escala de predicción de riesgo de violencia grave contra la pareja” abreviado como EPV-R, procedimiento con el cual se busca proteger a las mujeres que viven violencia, identificando los elementos que las ponen en peligro, incluso de perder la vida. 

Desde el 2017 el Instituto Chihuahuense de las Mujeres por medio del Centro de Atención a la Violencia contra las Mujeres (Cavim), participó junto a diversas como el Centro de Justicia para las Mujeres; el Programa Estatal de Violencia Familiar y de Género de la Secretaría de Salud; la Unidad de Atención a la Violencia Familiar (UAVI) de la Dirección de Seguridad Pública Municipal; el Instituto Chihuahuense de Salud Mental y el Supremo Tribunal de Justicia en el proyecto para la homologación de un instrumento de medición de riesgo.

Se detectó que cada una contaba con su propio procedimiento y las mujeres tenían que repetir este proceso en cada institución que visitaban, lo cual resultaba en una revictimización al narrar una y otra vez los hechos de violencia que vivían.

A través de un trabajo coordinado con metodología de investigación, el funcionariado que se involucró en este proceso, tomó como base el trabajo del investigador y catedrático español Enrique Echeburúa, quien diseñó la primera herramienta de evaluación de riesgo, aplicándola en España y orientó en la adaptación de este mecanismo para Chihuahua.

Destaca que este es el único instrumento que involucra el perfil del agresor, y a diferencia de otras herramientas actuariales, el riesgo no se estima por la probabilidad de reincidencia, sino en función de su gravedad.

Por medio de 20 ítems se recoge información sobre la situación de la relación de la pareja, el tipo de violencia, el perfil del agresor y la vulnerabilidad de la víctima, obteniendo elementos confiables que evidencian el riesgo de la víctima.

Para confirmar la validez del instrumento, se llevó a cabo una etapa de pilotaje aplicándolo con usuarias del Cavim, Cejum y UAVI, logrando evaluar con éxito la situación de cada mujer y la gravedad del entorno en el que viven.

Al garantizar que el EPV-R es una fuente de información confiable, las autoridades contarán con elementos para tomar medidas encaminadas a proteger su integridad física, psicológica y sexual.

En esta etapa de socialización de la herramienta, se ofrecerá capacitación a las dependencias que atienden a mujeres víctimas de violencia, para lograr que se aplique de forma estandarizada.


Más notas