Encabeza Chihuahua a nivel nacional disminución en embarazo adolescente

 

La estrategia de coordinación y trabajo interinstitucional en favor de la prevención del embarazo en adolescentes ha logrado avances significativos en el estado de Chihuahua, al lograr una disminución en el porcentaje de embarazos en madres adolescentes menores de 20 años, durante 2018. 

Así se informó este lunes mediante una rueda de prensa encabezada por el secretario de Desarrollo Social, Víctor Quintana Silveyra, en su calidad de coordinador general del Grupo Estatal para la Prevención del Embarazo en Adolescentes (Gepea), en donde se detallaron las estadísticas que publicaron el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), la Dirección General de Información en Salud (DGIS) y el Consejo Nacional de Población (Conapo), respecto al embarazo en adolescentes.

El jefe del departamento de Institucionalización de la Perspectiva de Género del Instituto Chihuahuense de las Mujeres, Marco Pizarro Murguía, indicó que en días recientes el Inegi publicó el indicador denominado “Porcentaje de nacimientos registrados de madres adolescentes (menores de 20 años)” por entidad federativa en 2018, en donde Chihuahua disminuyó 1.2 por ciento con respecto a 2017, pasando de 21.6% a 20.4%, convirtiéndose así en la entidad federativa que más disminuyó el embarazo en adolescentes durante el año anterior.

“A nivel nacional, el promedio fue de 17.5 por ciento y en 2017 se tuvo un porcentaje de 17.9, es decir una disminución de 0.4 por ciento; Chihuahua disminuyó dos veces más el promedio nacional”, precisó el funcionario estatal al destacar que este porcentaje es el más bajo obtenido en la presente década.

Explicó que en 2017 se registraron 14 mil 055 nacimientos vivos en madres adolescentes, de un total de 65,000 mujeres embarazadas. En 2018, fueron 12 mil 543 de un total de 64,500. En el grupo de 15 a 19 años la disminución fue de mil 512 nacimientos en madres adolescentes, lo que representa un 10.7 por ciento menos; en el de 10 a 14 años la reducción fue de 33 casos (de 487 a 454, es decir, 7 por ciento menos).

Los municipios que más embarazos en adolescentes presentan son: Juárez (40%), Chihuahua (19.5%), Cuauhtémoc (8.8%), Delicias (7.4%), Hidalgo del Parral (4.7%), Nuevo Casas Grandes (4.5%), Guachochi (4.4%), Bocoyna (3%), Guadalupe y Calvo (1.8%) y Camargo (1.8%).

Pizarro Murguía señaló que el indicador más importante del embarazo en adolescentes es la Tasa Específica de Fecundidad Adolescente (TEFA), que mide el número de nacimientos por cada mil mujeres de entre 15 y 19 años de edad.

Este indicador se proporciona cada cuatro años, con base en la Encuesta Nacional de la Dinámica Demográfica (Enadid). A nivel nacional, de 2014 a 2018 hubo una disminución de 77 a 70.6 y en Chihuahua de 86.35 a 76 casos.

Con relación a este indicador Chihuahua pasó del séptimo lugar al noveno (empatado con Durango y Zacatecas). En los primeros lugares está Coahuila, Chiapas, Nayarit, Campeche, Michoacán, Puebla, Tabasco y Aguascalientes.

La coordinadora general del Ichmujeres, Isela Lozoya Velo, aseguró que la coordinación y el seguimiento han sido claves para obtener resultados en la estrategia de prevención del embarazo adolescente.

Indicó que el Instituto trabaja acciones de manera directa con la población adolescente, por medio de los recursos de Proequidad que otorga el Instituto Nacional de las Mujeres (Inmujeres) y que se utilizan de manera exclusiva para la prevención del embarazo a edad temprana.

“Este año estamos realizando más de 60 actividades vinculadas a la prevención del embarazo entre adolescentes, en donde se propicia el desarrollo humano en niñas, niños y juventudes, lo cual favorece en la construcción de su proyecto de vida”, dijo al detallar que se trabaja en los municipios de atención prioritaria respecto al tema, como: Juárez, Chihuahua, Cuauhtémoc, Delicias, Guachochi, Hidalgo del Parral, López, Bocoyna, Carichí, Buenaventura, Nuevo Casas Grandes, Jiménez, Guadalupe y Calvo, entre otros.

También destacó que Chihuahua es el único estado en donde se cuenta con un programa especial de mediano plazo para la prevención del embarazo adolescente, en donde se involucran todas las dependencias con acciones: “esto nos da un punto de distinción con el resto de los estados”.

El secretario Quintana afirmó que estos resultados son la prueba de que la estrategia tanto estatal como nacional para la prevención del embarazo a edad temprana funcionan en Chihuahua.

“Es gracias a la capacidad institucional que aquí se ha desarrollado, estamos enfocados en este programa, que busca para 2030 reducir en un 50 por ciento la tasa de embarazo en adolescentes entre 15 y 19 años y erradicar la tasa de embarazo infantil, si seguimos con el ritmo actual, sí podremos lograrlo antes”, dijo.

Quintana Silveyra sostuvo que, en el caso de las niñas, un embarazo es producto de la violencia sexual, lo cual representa un punto de partida para otras violencias, como la económica y la desigualdad. 

“El embarazo en adolescentes, en muchas ocasiones, es el único proyecto de vida de una adolescente, por eso queremos a través de nuestras acciones, ofrecerles más posibilidades para que construyan su proyecto de vida”, concluyó el secretario de Desarrollo Social.

 


Más notas